Síguenos:
Accede a la comunidad Facebook de Mi Columna sana Accede a la comunidad Twitter de Mi Columna sana Accede a la comunidad Google Plus de Mi Columna sana
¿Ayuda?  937 069 004
La comunidad de la columna vertebral

Quiropráctica

DEFINICIÓN

Según la Federación Mundial de Quiropráctica y la OMS, es la profesión sanitaria que se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético y de los efectos que estos desórdenes producen en el sistema nervioso y en la salud global del individuo, mediante tratamientos manuales como el ajuste vertebral, manipulaciones articulares y de tejidos blandos. No utiliza ni farmacología ni cirugía.

Qué es un quiropráctico y qué dolencias trata

Su fundador, Daniel David Palmer (1845 –1913), basándose en teorías vitalistas de la época, estableció las bases de la quiropráctica en 1895 en Davenport (Iowa, EE.UU.), según las cuales todo ser vivo estaría dominado por un principio regulador: la inteligencia innata, la mejor situada para curar al propio cuerpo y mantenerlo sano a lo largo de toda la vida. La quiropráctica reconoce que el cuerpo es mucho más que la máquina más perfecta y sofisticada del universo. Palmer realizó con éxito el primer tratamiento quiropráctico, ajustando una vértebra desplazada a Harvey Lillard, un paciente sordo; inmediatamente el paciente recuperó el oído. El buen resultado de este primer ajuste desató varias investigaciones en los Estados Unidos que originaron el nacimiento de la Quiropráctica.

En 1921, el Dr.Henry Winsor (Haverford, Pennsylvania) demostró en cadáveres humanos diseccionados la relación entre mínimos desplazamientos vertebrales (subluxaciones vertebrales) y los órganos internos afectados conectados por los nervios que provenían de estas vértebras desalineadas; confirmados los resultados, la Quiropráctica fue validada por la profesión médica.

En 1996, la Asociación de Facultades de Quiropráctica, enfatizó de nuevo la capacidad inherente de curación del organismo (auto-regeneración) y en el predominio del sistema nervioso en el control del equilibrio y homeostasis corporal. La misión del quiropráctico es asegurarse que la inteligencia innata puede expresarse plenamente, libre de interferencias que pudieran mermar esa capacidad.

En los últimos años, la quiropráctica se ha convertido en el objeto de numerosos estudios sobre sus métodos y eficacia, con más de 70.000 doctores expertos a nivel mundial; en algunos países, ya la contemplan en su sistema público de salud.

Carlos Gevers, presidente de la Asociación Española de Quiropráctica, afirmó el pasado 3 de diciembre de 2014, día Mundial de las Personas con Discapacidad: “Un cuidado integral requiere la intervención de médicos, fisioterapeutas y quiroprácticos, entre otros (…) toda mejora del sistema nervioso, la función de los órganos, la flexibilidad de las articulaciones, la salud de la columna y las extremidades permite a estas personas potenciar sus capacidades, prevenir nuevas lesiones discapacitantes y, sobre todo, sentirse con autoestima y en plenitud. Es algo a lo que no deben renunciar”.

Quiropráctica

PRINCIPIOS

Los Principios básicos de la Quiropráctica:

1. El cuerpo humano no es ninguna máquina, es una creación perfecta, y más hábil que cualquier médico en su capacidad innata de auto-regeneración y auto-curación (“inteligencia innata”).

2. El Sistema Nervioso es el gran regulador del cuerpo humano, controlando todas y cada una de sus funciones.

3. Si se interfiere en la función del Sistema Nervioso, se interfiere en la capacidad del cuerpo para curarse.

4. La Quiropráctica intenta facilitar la salud buscando la interferencia que impone la subluxación sobre el sistema nervioso, aplicando ajustes quiroprácticos para permitir el óptimo funcionamiento del Sistema Nervioso y, en consecuencia, la salud de todo el organismo. Que haya mejor comunicación entre cerebro y tejidos para que el cuerpo pueda recuperar y mantener la salud por sí mismo.

Por su relevancia, destacaremos los 10 mejores estudios de Quiropráctica de 2013 que evidencian y avalan su efectividad y beneficios:

1. Los ajustes quiroprácticos producen resultados inmediatos visibles en la Resonancia Nuclear Magnética (RNM): a raíz de cambios degenerativos y adherencias en las articulaciones vertebrales, los pacientes con dolor lumbar presentan una movilidad restringida en la columna lumbar; con el presente estudio los investigadores partieron de la hipótesis que el ajuste quiropráctico aumenta el espacio entre las articulaciones vertebrales, las cuales rompen las adherencias permitiendo un movimiento libre. 112 pacientes con dolor lumbar fueron asignados al azar a recibir o bien un ajuste quiropráctico en posición «side-posture» o dos tratamientos de control. Al finalizar el tratamiento, se les realizó una RNM. Los pacientes tratados con quiropráctica obtuvieron mayor apertura de las articulaciones (facetas) y los pacientes que recibieron una combinación de ajuste y posicionamiento «side-posture» tuvieron una tasa superior de reducción del dolor. 

Este estudio demuestra que la quiropráctica puede restablecer la salud de la columna vertebral, mejorando su movilidad y reduciendo el dolor.

2. JAMA (Journal of the American Medical Association) recomienda la Quiropráctica antes de la cirugía: JAMA suggiere la búsqueda de tratamientos conservadores como la quiropráctica antes de tomar medidas más invasivas por el dolor de espalda; la American Chiropractic Association (ACA) avala también la quiropráctica como primera línea de defensa en caso de dolor musculoesquelético.

3. La Quiropráctica es tanto o más efectiva que las inyecciones epidurales para lesiones de hernias de disco lumbar: la Journal of Manual and Physiological Therapeutics, comparó los efectos de la manipulación quiropráctica respecto la inyección a nivel epidural, incluyendo 102 pacientes con hernia discal lumbar, sintomática y confirmada por RNM; al mes del inicio del tratamiento, un 76,5% de los pacientes tratados con quiropráctica refirieron sentirse «mejor» o «mucho mejor» comparado con el 62,7% de los pacientes que habían recibido una infiltración epidural. La quiropráctica fue también superior en el estudio de coste-beneficio.

4. La Quiropráctica disminuye la presión arterial: en población afroamericana de edad media, con disfunción cervical o ansiedad y un índice de masa corporal no superior a 50.

5. La Quiropráctica es la mejor opción para el tratamiento del dolor sacro-ilíaco: comparado con la kinesiología y la inyección intraarticular de corticoides, reduciendo significativamente el dolor a las 6 y 12 semanas del inicio del tratamiento.

6. Los ajustes cervicales inmediatamente mejoran el rango de movimiento articular, lo que permite que en tan sólo una sesión de quiropráctica los pacientes puedan experimentar una reducción del dolor.

7. En el dolor de espalda, la Quiropráctica ha demostrado ser mejor que el tratamiento médico aislado: la revista Spine demuestra en 91 pacientes con dolor lumbar que tras recibir tratamiento quiropráctico un 73% presentan mejoría, respecto al 17% de mejoría referida por los pacientes tratados médicamente.

8. Los ajustes vertebrales alivian el dolor muscular instantáneamente: en pacientes con dolor miofascial, el tratamiento quiropráctico mejoró significativamente su umbral de dolor respecto al grupo control.

9. El dolor radicular por hernia discal cervical se alivia significativamente con la Quiropráctica: un 50% de los pacientes refirieron mejoría tras 2 semanas de tratamiento y hasta un 85,7% a las 12 semanas. La mejoría fue superior en los pacientes con dolor agudo.

10. La Quiropráctica «descongela» los síndromes de hombro congelado: la intensidad del dolor bajo de un EVA 9/10 a un 2/10 tras 28 días de tratamiento; de los 50 pacientes incluídos,16 recuperaron la abducción completa del hombro; 25 tuvieron una mejora del 75 al 90% y 8 mostraron una mejora del 50 al 75%. El estudio sugiere que el tratamiento quiropráctico es efectivo y mejora el rango articular en pacientes con síndrome de hombro doloroso.

Quiropráctica

QUÉ TRATA

Como hemos visto, a través del sistema nervioso (SN), el cerebro controla todas las funciones del organismo, permitiendo un correcto funcionamiento y manteniendo el estado natural de salud (inteligencia innata). El SN está protegido por los huesos del cráneo y de la columna vertebral (CV), eje central del sistema locomotor. La CV y el SN forman así lo que denominamos “red de la salud”; pero la CV esta expuesta a ciertas limitaciones en su funcionamiento que pueden tener consecuencias negativas sobre el SN y, a su vez afectar al conjunto del organismo. Cuando esto ocurre, se producen interferencias sobre el SN, viéndose limitada su capacidad para organizar el trabajo del organismo y mantener un nivel de salud óptimo. Este fenómeno es lo que llamamos subluxación vertebral.

La especificidad exclusiva de la Quiropráctica consiste en ajustar con precisión los segmentos afectados por el complejo de subluxación vertebral para devolver a la CV un estado de normalidad funcional y eliminar las interferencias producidas sobre el SN. En este proceso se enfatiza a través del sistema nervioso esa inteligencia innata del organismo, su vitalidad y capacidad de recuperación. El ajuste quiropráctico es totalmente inocuo, conservador y carece totalmente de los efectos secundarios que suelen ir asociados a los medicamentos, porque lejos de interferir con el funcionamiento natural del cuerpo, busca su restablecimiento.

Para realizar este ajuste, el doctor en Quiropráctica dispone de una amplísima gama de métodos (toque sobre un punto clave, presión sobre las articulaciones afectadas, que puede ir acompañada por un ligero sonido cuando la vértebra recupera su libertad de movimiento,…) y podrá utilizar camillas de diseño específico para la quiropráctica, realizar el ajuste en distintas posturas, utilizando las fases de la respiración o distintos movimientos de tu cuerpo para favorecer su integración neurológica, actuar tanto sobre la columna vertebral y cráneo como sobre otras zonas del cuerpo. De la extensísima serie de métodos de ajustes quiroprácticos, el doctor decidirá cuales seleccionar para conseguir un óptimo resultado en cada caso particular.

A continuación detallamos algunas entidades tratadas por la Quiropráctica:

Alergias: El sistema inmunológico es la resistencia natural del organismo a las enfermedades. Cuando el sistema nervioso trabaja ‘libre de estrés’, el sistema inmunológico trabaja de manera más eficaz para neutralizar los alergénos.

Ciatalgia: el nervio ciático se origina en la parte baja de la espalda y se extiende a lo largo de la parte posterior de la pierna. Cuando se irrita puede causar dolor, entumecimiento y/o debilidad en la parte inferior de la espalda y en la pierna. Una vértebra desalineada puede causar inflamación articular, ejerciendo presión sobre el nervio.

Disfunción articular: cuando el movimiento articular se ve restringido, sobreviene el dolor, la rigidez, la tensión muscular, la degeneración y/o probable rotura del cartílago y la compensación de movimiento secundaria, que conduce a tensión indebida en otras áreas. Su Quiropráctico evaluará sus articulaciones para detectar áreas de movimientos alterados o restringidos, que serán restaurados mediante una combinación de ajustes y técnicas de liberación activa. Los ejercicios sencillos en casa han demostrado que facilitan y mantienen el movimiento apropiado de las zonas afectas. Factores subyacentes como la mala postura y el desequilibrio muscular deben ser abordados en los casos de disfunción articular crónica o recurrente.

Dolor cervical y lumbar: las subluxaciones (desalineaciones de la columna vertebral) son una de las causas más comunes de dolor en el cuello y en la parte baja de la espalda. En estos casos, el estiramiento y el masaje sólo pueden aliviar temporalmente el dolor, porque no inciden directamente en la causa (subluxación). El ajuste Quiropráctico corrige la subluxación, corrigiendo de raíz el problema.

Dolor de cabeza: un 80% de las cefaleas se originan a nivel cervical. El estrés y la tensión escapular provoca contracciones de todos los músculos que rodean el cuello y, en consecuencia, las vértebras se pueden desalinear causando presión sobre los nervios espinales y dolor.

Esguince Cervical: lesión que se produce cuando el cuello se fuerza repentinamente hacia delante y luego hacia atrás (mecanismo de aceleración y deceleración de energía transferida al cuello). Es típico de accidentes de tráfico (impacto trasero en aproximadamente 72% de los casos) y de lesiones deportivas por contacto. Son susceptibles de lesionarse tanto los músculos como los ligamentos (al ser tensionados más allá de su amplitud de movimiento), los discos intervertebrales, los nervios y las propias vértebras cervicales. La inestabilidad resultante de la columna vertebral y los tejidos blandos pueden causar durante las primeras 24h de la lesión, dolor o rigidez en la zona anterior o posterior del cuello, dolor escapular, cefalea, mareo, inestabilidad y vértigo, náuseas o vómitos. Transitoriamente puede producirse adormecimiento y/o debilidad por lesión de las raíces nerviosas. La manipulación quiropráctica y la realización de ejercicios de amplitud de movimientos y elongación prescritos por su quiropráctico restaurarán la flexibilidad ayudando a que las articulaciones recuperen su movimiento normal.

La Fibromialgia: es una enfermedad crónica de etiología desconocida. Los pacientes afectados presentan dolor musculoesquelético crónico y generalizado, una reducción del umbral del dolor y múltiples “puntos sensibles” de localización característica: zona occipital y cervical, parte alta y baja de la espalda, rodillas, codos y glúteos. El dolor no puede ser explicado por la presencia de trastornos degenerativos o inflamatorios. La intensidad del dolor varía día a día. Ante la presencia de los síntomas típicos de la enfermedad (dolor muscular persistente, inexplicable, generalizado y sensibilidad grave en al menos 11 de los “18 puntos sensibles”), su diagnóstico no debería ser de exclusión. El tratamiento de la fibromialgia supone un reto para cualquier terapeuta; aunque actualmente no tenga cura definitiva, no pone en peligro la vida y existen muchas medidas que le ayudarán a sentirse mejor, minimizando el impacto de la fibromialgia en su día a día. Nosotros recomendamos un abordaje multidisciplinar, individualizado a los síntomas particulares de cada paciente (modelo biopsicosocial). La manipulación Quiropráctica es muy útil para aliviar las molestias y el dolor de la fibromialgia y enfermedades relacionadas.

Osteoartritis: definida como la degradación progresiva del cartílago articular, es más frecuente en las articulaciones que soportan el peso del cuerpo como las rodillas, las caderas y la espalda, aunque también es común en el cuello y las manos. Con el deterioro articular, se produce rigidez, tensión muscular y dolor. La Quiropráctica recupera la funcionalidad, haciendo hincapié en el movimiento articular e incrementa la capacidad de los músculos para estabilizar las articulaciones afectadas.

Problemas a nivel del disco intervertebral: el disco es una pequeña almohadilla de cartílago que se encuentra entre las vértebras y que actúa como amortiguador. Los discos dependen de la circulación para obtener los nutrientes y expulsar los residuos. Si una articulación vertebral pierde su movimiento normal y la acción de bombeo sanguíneo disminuye, la salud del disco se deteriora. Un disco sano es flexible, un disco enfermo es rígido y puede quebrarse fácilmente. La presencia de una hernia en este nivel puede ser muy dolorosa, ejerciendo presión sobre la médula espinal y raíces nerviosas, interfiriendo con su función. El tratamiento Quiropráctico ha evitado la dependencia farmacológica y tratamientos quirúrgicos agresivos a muchos pacientes.

Pinzamiento Nervioso Periférico: el pinzamiento de un nervio periférico se produce generalmente por una desalineación vertebral. El dolor puede ser muy intenso. Con el ajuste Quiropráctico se corrige la subluxación, liberando la raíz nerviosa afecta.

Síndrome del Túnel Carpiano: los movimientos repetitivos que no se realizan con una buena ergonomía pueden causar microtraumatismos en las manos y las muñecas que, combinados con una disfunción articular, pueden resultar con la afectación del nervio mediano, que se extiende desde la punta de los dedos, pasa por la muñeca y llega al brazo y al cuello. Si se afectan una o más de estas estructuras, se produce dolor en la muñeca, entumecimiento, debilidad, ardor y pérdida de la función muscular. Su Quiropráctico asegurará que todas las articulaciones y los músculos a lo largo de la trayectoria del nervio estén libres y se encuentren funcionando con normalidad, reduciendo así la irritación nerviosa y el dolor.

Quiropráctica

CÓMO TE AYUDA

Como se ha expuesto anteriormente, el quiropráctico corrige las disfunciones articulares o “subluxaciones vertebrales”, que pueden impedir la homeostasis del cuerpo y provocar enfermedades y dolencias.

Los millones de pacientes que acuden cada día en el mundo a la consulta de su quiropráctico representan un amplio abanico de personas y de casos que conforme van experimentando en su propio cuerpo los beneficios únicos de la quiropráctica sobre su estado de salud y van conociendo mejor sus principios, la van integrando en su estilo de vida, no sólo para huir de un síntoma molesto, sino para disfrutar de una vida más sana, más ligera y más llena de energía.

El doctor en Quiropráctica, revisando su historial y tras un interrogatorio dirigido, será capaz de entender el origen de sus problema y de las subluxaciones vertebrales asociadas. Dedicará una particular atención a los aspectos de su estilo de vida que puedan estar jugando un papel importante, consultará las pruebas complementarias (radiografías, TAC, RNM), y procederá a un reconocimiento quiropráctico mediante un examen postural, evaluando la capacidad de movimiento, el análisis de ciertos mecanismos neurológicos, un examen manual directo de la función articular de las vértebras y otras articulaciones, así como de otras áreas del cuerpo que puedan estar relacionadas con su problema actual. Tras un análisis y una síntesis de los datos recogidos, le expondrá sus conclusiones y, si decide aceptar el caso, los objetivos y el programa de ajustes necesario. Dado que la recuperación y el mantenimiento de la salud es un trabajo multidisciplinar, el quiropráctico colabora con el resto de profesionales sanitarios y no dudará en orientarle si precisara la valoración por otro especialista. Se hará especial incapié en los aspectos de su estilo de vida sobre los cuales debería actuar para fomentar esa capacidad innata de su cuerpo para mantenerse sano (ejercicio, relajación, alimentación, actitud mental).

Recuerde que usted no debe estar lesionado para beneficiarse de la atención Quiropráctica. Un cuidado de mantenimiento quiropráctico le ayudará a disponer de una condición física equilibrada, a prevenir lesiones; un estado óptimo de los nervios repercutirá en un excelente rendimiento físico, una mejor postura, una disminución de la rigidez y aumento de la movilidad, más energía, más fuerza, circulación y defensa inmunológica. Todos nos beneficiamos de la Quiropráctica.

La Quiropráctica y los niños

En las primeras fases de su desarrollo, el embrión se compone de un conjunto de células sin función definida. Las primeras células en diferenciarse y adquirir una función específica son las células nerviosas, que van a organizar y dirigir el crecimiento del embrión. Esta función no se termina con el parto, y debe poder desempeñarse sin interferencias para que el niño pueda disfrutar de un crecimiento armonioso con las ventajas que eso le traerá para el resto de su vida, y poder desarrollarse a su pleno potencial.

La columna vertebral es el árbol de vida que protege esa función del sistema nervioso. Es muy resistente, pero puede verse expuesta desde la infancia a las tensiones y traumatismos que de manera gradual irán formando el complejo de subluxación vertebral. El mismo proceso del parto puede ser fuente de esas primeras irritaciones, sobre todo con el uso de fórceps y ventosas. La prueba de la vitalidad y resistencia extraordinaria de los niños es la cantidad de caídas y choques a los que se exponen a diario sin más consecuencias. Con el tiempo, algunos de esos traumatismos menores participarán pero en la formación de las primeras subluxaciones. Malas posturas, mochilas demasiado pesadas, un mobiliario escolar inadaptado, el estrés mental o una alimentación desequilibrada también influirán en este proceso.

El cuidado vertebral debe ser integrado en las revisiones rutinarias del niño. La extraordinaria vitalidad y capacidad de recuperación del niño le permite responder de manera ideal, más rápida y más profunda que a los adultos. La ausencia de efectos secundarios, el respeto de la fisiología natural del cuerpo humano y la total independencia de la presencia o no de síntomas para realizar los ajustes, hace de la Quiropráctica el cuidado de salud más idóneo para esa delicada edad.

La Quiropráctica en el embarazo

Disponer de un aparato locomotor y una columna vertebral en perfectas condiciones es fundamental para llevar a cabo la misión más bella y más delicada del ser humano: dar a luz. El embarazo hace más necesario que la inteligencia innata pueda cumplir con su función: que el sistema nervioso se mantenga libre de interferencias y que la columna vertebral esté libre de subluxaciones. Tanto el aumento de peso, la laxidad de los ligamentos como los cambios en el metabolismo, ponen a prueba la columna vertebral durante esos meses cruciales. El cuidado quiropráctico regular y preventivo durante el embarazo permite al cuerpo optimizar sus recursos y prepararlo mejor para el momento del parto.

La Quiropráctica en el deporte

La práctica deportiva exige al cuerpo estar en las mejores condiciones para funcionar a pleno rendimiento. Con el efecto acumulativo, las lesiones participan en el desarrollo de las subluxaciones, comportando una disminución progresiva del rendimiento físico del deportista. Institucionalmente, la Federación Internacional de la Quiropráctica del Deporte (Fédération Internationale de la Chiropratique du Sport, FICS, organismo con sede en Lausana, Suiza) es colaboradora oficial del Comité Olímpico Internacional y de varias federaciones deportivas.

La Quiropráctica en el ámbito laboral

Cualquier profesional precisa de un cuerpo fuerte y sano para llevar a cabo sus tareas y asumir sus responsabilidades.

La Quiropráctica y la tercera edad

Para “añadir no sólo más años a la vida, sino también más vida a los años”. Con el paso de los años, el cuerpo se hace más delicado y el metabolismo se enlentece; el esqueleto, más frágil, tolera peor la agresividad de los fármacos o de la cirugía. La Quiropráctica, a través de su enfoque conservador y absento de efectos secundarios, respetando siempre la fisiología natural, ayuda al organismo de la persona mayor a recuperar su vitalidad y estado de salud.

Quiropráctica

ENLACES

http://www.quiropractica-aeq.com

http://www.quiromedic.com/la-quiropractica-consejos-bienestar-quiromedic1.html