Síguenos:
Accede a la comunidad Facebook de Mi Columna sana Accede a la comunidad Twitter de Mi Columna sana Accede a la comunidad Google Plus de Mi Columna sana
¿Ayuda?  937 069 004
La comunidad de la columna vertebral

Lumbalgia

DEFINICIÓN

La lumbalgia o dolor lumbar se define como la presencia de dolor localizado en la región baja de la espalda (entre el borde inferior de las últimas costillas y el límite inferior de las nalgas); puede estar asociado a ciática (irradiación en sentido distal a lo largo de la extremidad inferior). Hasta un 80% de la población sufrirá dolor lumbar en algún momento de su vida, aunque en muy pocos casos se encuentre una causa específica. En los países industrializados, representa una de las principales causas de incapacidad laboral e invalidez permanente, con un elevado consumo de recursos sanitarios.

Lumbalgia

La lumbalgia inespecífica es la más común, de mejor pronóstico y suele resolverse espontáneamente antes de un mes; pero es importante identificar al 20% de pacientes con dolor lumbar secundario a una causa específica, entre las que puede haber enfermedades graves o de indicación quirúrgica (como neoplasias, fracturas por aplastamiento, infecciones, espondilitis anquilosante, enfermedad de Paget, síndrome de la cola de caballo, hernia discal o estenosis de canal, entre otras).

En relación con su duración, el dolor lumbar puede ser agudo (si dura menos de 6 semanas), subagudo (entre 6 semanas y 3 meses) o crónico (cuando su duración es superior a 3 meses).¨Un 10% de los pacientes con lumbalgia aguda se cronificarán.

El riesgo de presentar dolor lumbar es multifactorial y se ha asociado a los siguientes factores de riesgo:

  • Factores demográficos
  • Edad: su incidencia aumenta con la edad hasta los 60 años, disminuyendo posteriormente.
  • Sexo: es más frecuente en mujeres.
  • Obesidad
  • Malos hábitos posturales
  • Trabajo físico intenso, manejo de cargas pesadas, exposición a vibraciones o rotaciones repetitivas
  • Factores psicosociales (depresión y ansiedad)
  • Las señales de alerta que nos orientarán hacia la posible presencia de patología subyacente potencialmente grave son:
  • Edad:<55
  • Traumatismos graves o traumatismos leves en pacientes osteoporóticos
  • Neoplasia, VIH, inmunodeficiencias
  • Presencia de fiebre, pérdida de peso
  • Toma prolongada de corticoides
  • Adicción a drogas por vía parenteral
  • Dolor de ritmo inflamatorio
  • Incontinencia de esfínteres

Los pacientes que presenten una paresia brusca de una extremidad inferior, paresia bilateral, incontinencia de esfínteres o anestesia “en silla de montar”, deben ser derivados urgentemente a un especialista.

Lumbalgia

DIAGNÓSTICO

Una anamnesis y exploración física cuidadosas son suficientes si no se sospecha una causa específica. Dado que un 90% de los pacientes se recupera en el plazo de 4-6 semanas, no hay que plantearse ningún estudio radiológico en los pacientes con lumbalgia inespecífica sin signos de alerta antes de las 6 semanas.

La radiografía simple anteroposterior y lateral de la columna lumbar está indicada ante la sospecha de fractura vertebral (osteoporótica o no). La prueba de elección ante una posible hernia discal es la resonancia magnética (RM). En estos casos, la RM ofrece más información que la TAC. Las imágenes de protrusión y hernia discal en la RM y la TAC sólo son relevantes si se asocian a una clínica compatible. Ante la sospecha clínica de neoplasia o infección son de utilidad la resonancia magnética y la gammagrafía ósea, así como la realización de una analítica sanguínea. El electromiograma sólo está indicado en pacientes con sintomatología neurológica en los que no queda claro si el origen es radicular, medular o periférico.

Lumbalgia

TRATAMIENTO

Recomendamos un abordaje multidisciplinar.

Lumbalgia inespecífica: el pronóstico es bueno y el dolor suele desaparecer en pocos días independientemente del tratamiento aplicado.

Puntos clave:

  • Mantener unos hábitos posturales saludables.
  • Durante la primera semana no debe realizarse ninguna actividad física, aunque usted debe permanecer activo en la medida que le permita el dolor, incluyendo el trabajo.
  • El reposo absoluto está contraindicado. Si el dolor es insoportable, podría realizar reposo un máximo de 48h.
  • Si se precisa, realizar una pauta analgésica (Paracetamol) y/o antiinflamatoria (Ibuprofeno, Diclofenaco, Naproxeno). Los opiáceos menores (Tramadol, Codeína) pueden utilizarse durante un período corto 
  • El tratamiento cognitivo-conductual (cambiar la actitud frente al dolor y su manejo) está indicado en pacientes con dolor crónico y signos psicosociales de mal pronóstico.
  • Las escuelas de espalda son efectivas para mejorar el dolor en la lumbalgia crónica.
  • La manipulación vertebral realizada por un quiropráctico experto también ha demostrado a lo largo de los años su eficacia en el alivio sintomático del dolor lumbar y el retorno a los niveles de actividad habitual.
  • No hay evidencia cientifíca para el uso de la termoterapia, fajas ni corsés.
  • En estos casos el tratamiento quirúrgico no tiene ninguna indicación.

Lumbalgia secundaria a causa específica: el tratamiento será el de la causa desencadenante.

Lumbalgia

RECOMENDACIONES

Su terapeuta le indicará un programa de ejercicios para mejorar la flexibilidad de la columna y fortalecer las cadenas musculares, asociado siempre a un adiestramiento en autocuidados y recomendaciones de higiene postural. Recuerde:

  • Mantener una dieta saludable y un peso adecuado.
  • Reduzca la actividad durante los primeros días y lentamente reinicie sus actividades habituales. Incluso si siente algo de dolor o molestias, no debe quedarse en cama o hacer reposo durante demasiado tiempo.
  • Siga las pautas que le ha indicado su terapeuta para levantar objetos adecuadamente, vestirse y realizar otras actividades de la vida cotidiana que impliquen hacer esfuerzos con la espalda. Recuerde mantener siempre la espalda derecha. Si debe levantar pesos, mantenga el objeto cerca de su cuerpo. Pueden pasar varios meses para poder reanudar todas la actividades sin tener dolor.
  • Utilice zapatos confortables, con poco tacón.
  • No duerma boca abajo, póngase boca arriba con una almohada bajo su espalda, o duerma de lado con las rodillas flexionadas colocando una almohada entre ellas.
  • Ajuste la mesa de trabajo a una altura adecuada a su estatura y use sillas que apoyen la parte baja de la espalda y le permitan reclinarse.
  • Una vez el dolor haya desaparecido, debe continuar con unos buenos hábitos e higiene postural para mantener su espalda saludable.

Debe consultar con su médico si su dolor no mejora con el tratamiento farmacológico y las medidas no farmacológicas prescritas, si tiene pérdida de peso, presenta fiebre, el dolor se asocia a debilidad en extremidades o si aparecen problemas para el control de esfínteres.

Si desea más información, no dude en contactar con nuestros expertos.

Lumbalgia

ENLACES

 

  • Forcada J, Palacios M. Patología de la columna lumbar. AMF 2008;4(6):296-302.
  • Moreno F, Forcada J, Madueño C. Lumbalgia. AMC 2014;10(1):4-11∫.
  • Giner V, Pérez Álvaro. Pruebas de imagen en la lumbalgia. AMF 2008;4(9):523-527. •
  • www.uptodate.com: Amy Kaji, Maria E Moreira, Jonathan Grayzel. Spinal column injuries in adult: Definition, mechanisms and radiographs.
  • www.clinicalkey.com
  • www.gencat.cat/ics/professionals/guies/docs/guia_lumbalgies.pdf