Síguenos:
Accede a la comunidad Facebook de Mi Columna sana Accede a la comunidad Twitter de Mi Columna sana Accede a la comunidad Google Plus de Mi Columna sana
¿Ayuda?  937 069 004
La comunidad de la columna vertebral
cuidados de un esguince de tobillo
Recuperación de un esguince de tobillo
SEO · Publicado el día 25 de diciembre de 2015

Un esguince de tobillo es una de las lesiones que más comúnmente se producen en el día a día, ya se practicando deporte o durante la actividad diaria normal. Aproximadamente, se estima que un 38% de las lesiones de las extremidades inferiores afectan a los tobillos. En lo que respecta a actividades deportivas, el deporte más afectado es el baloncesto, donde aproximadamente la mitad de las lesiones son esguinces de tobillo.

Registrate gratis y envi­a tus preguntas a la comunidad de profesionales

Antes de hablar de la recuperación de un esguince de tobillo, tengo que decir qué es lo que se entiende por esguince de tobillo. Esta lesión es un desgarro de los ligamentos (más o menos amplio, pudiendo ser total), y que evidentemente, según su grado, resultará más o menos incapacitante. Los ligamentos del tobillo cumplen una función estabilizadora en la articulación, y cuando éstos se lesionan se debe a una caída o torcedura muy rápida del tobillo (cuando saltamos y caemos sobre una superficie irregular).

Consejos tras sufrir un esguince de tobillo

En algunas ocasiones, se puede padecer un esguince de tobillo sin siquiera saberlo, por lo que si sospechas que has padecido un esguince de tobillo, has de seguir los siguientes consejos.

  • No camines: evita apoyar peso sobre el tobillo lesionado, solo conseguirás empeorar tu esguince de tobillo.
  • Aplica frío en la zona: con una bolsa de hielo aplicada sobre el tobillo estaremos evitando un mayor derrame y controlaremos la inflamación. Si se puede elegir, es conveniente evitar los cubitos de hielo, ya que éstos pueden llegar a quemar la piel, aunque siempre podemos utilizar varias capas entre el hielo y la piel.
  • El pie en alto: la posición ideal tras sufrir un esguince de tobillo es estar tumbado y con el pie en alto, ayudando de esta forma a drenar la articulación afectada. Es la mejor forma de evitar que la articulación continúe inflamándose.
  • Un buen tratamiento: un esguince de tobillo difícilmente se “curará solo”, y si lo hace, las posibilidades de padecer un nuevo esguince son mucho mayores respecto a si lo tratamos correctamente con un médico. Además, acudiendo a un médico, estaremos descartando complicaciones más graves como fracturas o fisuras óseas. Un esguince de tobillo mal curado puede acabar provocando un mal funcionamiento de la articulación que finalmente puede afectar a otras articulaciones como puede ser la rodilla o la espalda.

Evita sufrir un nuevo esguince de tobillo

Según los médicos, entre un 10 y un 30% de los que han padecido un esguince de tobillo, padecerán alguna recaída en el futuro. Esto se debe a una posible inestabilidad que puede causar esguinces recurrentes, inflamación puntual del tobillo o dolor. Es muy importante que al sentir dolor descanses y controles la actividad deportiva. También es importante fortalecer la musculatura de las piernas y utilizar un calzado adecuado.
Las tobilleras solo deben utilizarse cuando un médico las recomiende, ya que podrían (en algunos casos determinados) influir negativamente en la recuperación del tobillo afectado. Por ello, si crees que has padecido un esguince de tobillo, es muy importante que acudas a un médico para que valore el alcance de la lesión.

Registrate gratis en la mayor comunidad de pacientes del dolor de cuello y espalda